de 2004 hasta hoy

de 2004 hasta hoy

La trayectoria de Aurelio De Laurentiis, de la Serie C a la Champions. Y la historia continúa...

Se postula Luciano Gaucci, dueño del Perugia. Llega a Nápoles y hay quien lo aclama, pero no posee los medios necesarios para solventar el ‘Lodo Petrucci’ y volver a dar dignidad a las esperanzas de los napolitanos que diariamente se manifiestan en Piazza Municipio. Son horas de recursos y fuertes tensiones. Los calendarios no se hacen públicos, posteriormente serán publicados con ‘x’ y muchas incógnitas: el Presidente de la FIGC, Franco Carraro, es convocado a Nápoles: se discute si el título de la B puede o no ser revocado por las autoridades del ‘Calcio’ o forma parte del patrimonio del club y por tanto está a disposición de quien lo compre. El problema de fondo, más allá de las disputas jurídicas, es que existe el riesgo de que el fútbol desaparezca en Nápoles.

La ciudad y el ‘caso Nápoles’ suscita una gran polémica, incluso política. En este escenario aparece de repente el productor cinematográfico Aurelio de Laurentiis. Años antes había intentado ya comprar el Nápoles a Ferlaino, con una oferta rechazada de 100 millardos. Ahora vuelve a la carga con un proyecto ambicioso. La situación se resuelve con gran celeridad. Se reúne en Suiza con el Director General y Consejero del Udinese Pier Paolo Marino, y con él llega al acuerdo de devolver el fútbol a Nápoles, o más bien, de devolver al Nápoles al gran fútbol. Para Marino es un regreso entre aplausos. Él estaba en el Nápoles en el año del primer ‘Scudetto’. Deja un Udinese lanzado y saneado económicamente para volver a intentar la aventura napolitana. Para De Laurentiis es el debut en el mundo del fútbol, una gran apuesta. Aurelio De Laurentiis, hijo de arte, es campano. Había fundado en 1975 la FilmAuro. En sus listados, entre producción y distribución, figuran más de 300 títulos. Él había ideado las sagas de películas, que habían tenido un gran éxito, estando siempre entre las cinco con mayor recaudación anual. Accionista de Cinecittà, Presidente de los Productores Cinematográficos Italianos. Él es el “Nuevo Hombre del Nápoles”, el ‘Hombre de la Providencia’. Le bastan pocos días para resolver el asunto que desde hace meses tiene revolucionado al pueblo. Paga 30 millones de euros en el tribunal, funda el Napoli Soccer, presenta un proyecto ambicioso y otorga su ejecución a PierPaolo Marino, Inscribe al equipo, formado en pocos días, en el Campeonato de Serie C1 y ficha para el banquillo a Giampiero Ventura que pocos meses después es sustituido por Edy Reja. Ha comenzado un nuevo ciclo en la historia del club más grande del sur.

Vuelve el Nápoles. Primer Campeonato, finalista del ‘Play Off’ con el Avellino, ascenso rozado a la primera. Y conquistado a la segunda, con un equipo que bien hubiera podido competir en otra categoría.

Nuevos e importantes fichajes, un potenciamiento continuo con la llegada de los mejores jugadores a disposición. El Nápoles se vuelve a presentar en la temporada 2006/07, en la parrilla de salida, con su antiguo nombre, ‘Società Sportiva Calcio Napoli’, y con un objetivo más prestigioso, la Serie A.

Objetivo que se consigue el 10 de junio de 2007. El Nápoles empata en Génova y los dos equipos suben de la mano a la Serie A. Un emocionante ascenso que devuelve a la ciudad el entusiasmo de los tiempos de oro. El equipo es recibido por una marea de aficionados que llenan las calles como en los éxitos del ‘Nápoles maradoniano’.

Es oficialmente el inicio del Renacimiento Napolitano. Llegan LavezziHamsik y un equipo capaz de alcanzar posición europea en su primer año, tras una espera de 14 temporadas y casi 5.000 días.

El sueño europeo desaparece con la eliminación en la ronda preliminar de la Copa de la UEFA ante el Benfica. Pero se trata únicamente de una prueba general, porque el Nápoles vuelve a intentarlo la temporada siguiente. El técnico es Roberto Donadoni. Llega el verano de reconstrucción y esperanza. Luego el otoño de ilusión y salida en falso. Hasta la revolución de octubre con la llegada al banquillo de Mazzarri. El ‘Soul Man’, el ‘Walter Ego’ del rescate ‘azzurro’. La exaltación del alma, el elogio de la locura y la solicitud de sueños. El Nápoles vuelve a clasificarse para la Europa League tras una gran remontada. Los ‘azzurri’ vuelven al escenario continental. Hasta la temporada más luminosa de los últimos 20 años: la 2010/2011

Un año que quedará siempre marcado con letras de oro en la historia napolitana. El Nápoles, tras una maravillosa temporada, regresa a la Champions League por la puerta grande. En siete temporadas, la C de Construcción se ha transformado en C de Champions. De la C de cenizas a la C mayúscula de Campeones. Un vuelo magnífico traducido con absoluta viveza en el vuelo de Aurelio De Laurentiis, que contagia su éxito al equipo. Él ha sido el Símbolo, el Padre, el Dueño, el Presidente del Renacimiento napolitano que hoy grita un gracias enorme a la pasión invencible de su gente. Una aventura que culmina en la temporada 2011/2012 con el primer trofeo de la era De Laurentiis: la Coppa Italia. El 20 de mayo de 2012 es una fecha para guardar en la historia. El Nápoles gana a la Juventus en el Olímpico de Roma por 2-0. Marcan Cavani y Hamsik. El capitán Paolo Cannavaro levanta una Copa que faltaba desde hacía 25 años.

En la temporada 2012/2013, el crecimiento ulterior del proyecto ‘azzurro’. El Nápoles conquista el segundo puesto con 78 puntos, la segunda mejor media de puntos de su historia. Vuelven las estrellas de la Champions al San Paolo tras el estreno en 2011.

Se cierra de manera triunfal el primer ciclo de la era De Laurentiis que ha coronado y certificado la meta de un crecimiento exponencial tanto técnico como ambiental. Un surco bien delimitado entre el que se puede legítimamente definir el Renacimiento Napolitano y el nuevo panorama abierto por una grupo de personas que ha devuelto al Nápoles solidez estructural, fuerza directiva y atractivo internacional. El Nápoles vuelve entre los grandes del fútbol mundial. Y la historia continúa...