de 1993 a 2004

de 1993 a 2004

Del adiós de Ferlaino a la quiebra

Corrado Ferlaino desaparece de la escena en 1993, pero cede la mayoría de las acciones el año sucesivo, en 1994: en un primer momento lo dividen en tres partes, entre los Gallo, Ellenio antiguo ex consejero del Nápoles y el hijo Luis, Mario Moxedano constructor de Mugnano, y Setten, empresario friulano, el de las Cocinas Record. Sin embargo, Mario Moxedano dimite poco después preocupado por un probable regreso de Ferlaino. Existen además deudas importantes. Las acciones vienen divididas de la siguiente manera: los Gallo y Setten se quedan con el 46,5 por ciento cada uno. El 7 por ciento restante, a socios minoritarios, entre ellos el propio Ferlaino.

Como efecto de un mandato del tribunal civil, que anula algunas deliberaciones del Consejo de Administración del Nápoles, entre ellas la que aprobaba el traspaso de acciones, se le devuelve a Ferlaino el paquete accionarial y, como consecuencia, el Nápoles, con su historia y con sus deudas.

En la temporada 1997/98 queda 18º en la Serie A con tan solo 11 puntos: el Nápoles desciende a la Serie B. Dos años y en 2000, con Walter Novellino al mando, vuelve a la Serie A.

Poco antes del final del Campeonato, en el Nápoles ha entrado un nuevo socio, Giorgio Corbelli, romagnolo de nacimiento y bresciano de adopción, rey de la televenta como dueño de Telemarket 1 y 2. Corbelli ha entregado 100 millardos de liras a la sección de quiebra del Tribunal Civil para obtener el cincuenta por ciento del Nápoles. Giorgio Corbelli se convierte en Presidente del club y nombra Administrador Delegado a Corrado Ferlaino. Corbelli impone a Ferlaino el fichaje como entrenador de Zdenek Zeman y le obliga a despdir a Novellino, que había devuelto al equipo a la Serie A. Tras el fracaso del experimento Zeman, llega Mondonico, y el segundo descenso en tres años.

Para intentar volver a la Serie A, se apuesta por De Canio, pero sólo se roza el ascenso.

Al Nápoles llega también Salvatore Naldi, napolitano, empresario del sector hotelero. Naldi y Corbelli – tras una serie de polémicas, recursos y más recursos – liquidan a Corrado Ferlaino y vuelven a tomar el control total del club. Las cosas no funcionan del modo adecuado y Giorgio Corbelli es arrestado por el escándalo de la televenta. Naldi compra en mayo de 2002 el 98% de las acciones de Corbelli.

Naldi se queda solo al mando, e intenta hacer subir la cotización del Nápoles, sin recursos económicos ni jugadores de cierto talento.

El Nápoles sigue en la Serie B en el bienio sucesivo, 2002-2004, pese a los cambios de entrenador.

Los problemas económicos se agravan y el club presenta una instancia de quiebra ante los tribunales.

El 2 de agosto de 2004, por sentencia de la sección séptima de quiebras del Tribunal Civil de Nápoles, la ‘Società Sportiva Calcio Napoli’ cae en bancarrota. Las deudas rozan los 79 millones de euros.

Según las leyes deportivas, la inscripción al Campeonato de B es imposible. Sólo queda la opción de jugar en la Serie C1 y para ello se necesita una nueva directiva y sobre todo una importante cantidad de dinero.