de 1969 a 1992

de 1969 a 1992

La etapa de Corrado Ferlaino, “el ingeniero”

Un año para entender mecanismos y estudiar movimientos y adversarios y, tras la breve etapa de Antonio Corcione, venezolano, que falleció prematuramente, Corrado Ferlaino se convierte en protagonista y toma posesión del Nápoles: para obtener la mayoría, compró las acciones de la viuda de Corcione, bajo sugerencia del eterno Achille Lauro.

Ferlaino fue elegido Presidente el 18 de enero de 1969. Tenía 37 años.

Con él se abre una época rica en momentos emocionantes. Sanea el balance, su gran obsesión, y recibe por ello al Estrella al Mérito Deportivo del CONI. Salvo brevísimas interrupciones (una vez dimitió durante ocho días), conduce al Nápoles a los Años de Oro.

Pierde por un suspiro el ‘scudetto’ en la temporada 1970/71 y en la 1973/74, gana la segunda Coppa Italia (1975-76) y la Copa de la Liga Italo-Inglesa (1976). En la 1974/75 – con Luis De Menezes Vinicio de entrenador, otro gran ex jugador del Nápoles – roza por segunda vez el ‘scudetto’.Pero el primer gran golpe de efecto del “ingeniero” llega en el verano de 1975 y se llama Beppe Savoldi. Un fichaje que ya en su momento causó estupor por el desembolso económico: dos millardos de liras. ‘Beppe-gol’ marcó una época. “Mister 2 miliardi”, como se le apodó, marcó 14 goles en el Campeonato y llevó a los ‘azzurri’ a la victoria en la Coppa Italia. La segunda de la historia partenopea.

Ese equipo con suerte alterna llegó a principios de una nueva década: los años 80. Ese periodo se abre con otro golpe de efecto de Ferlaino, ayudado por su mano derecha, Antonio Juliano, otro ex jugador convertido ahora en Director General. Con Juliano llega el fichaje de Ruud Krol, el mentor de la fabulosa Holanda del fútbol total. Con “Rudy”, el Nápoles roza con la yema de los dedos el ‘Scudetto’. Sueño que se rompe el 26 de abril de 1981 en un desafortunado Nápoles-Perugia – con los visitantes ya descendidos – que acabó en 0-1 con un gol en propia puerta de Ferrario.

Pero el fútbol siempre da revancha. Poco después acontecería lo que en Nápoles se conoce todavía como “o miracolo”. El Director General Antonio Juliano, inolvidable capitán durante 17 años del "cuore azzurro" – ficha a Diego Armando Maradona del Barcelona, y también a dos grandes ‘managers’, Italo Allodi y Pier Paolo Marino, y con ellos gana el primer ‘Scudetto’ y la tercera Coppa Italia (1986/87). Luego, con Luciano Moggi, que llegaría junto a Ottavio Bianchi (ex centrocampista batallador ‘azzurro’ en los años Sesenta) ganarían la Copa de la Uefa (1988/89). El segundo ‘Scudetto’ (1989/90), la Supercoppa contra la Juventus (1990/91) las consigue con Albertino Bigon en el banquillo.