de 1963 a 1968

de 1963 a 1968

De la Coppa delle Alpi a Corrado Ferlaino

Nuevo descenso, otros dos años de purgatorio, después un tercer puesto en A y la victoria en la Coppa delle Alpi (1965/66).

El 25 de junio de 1964, la A.C. Napoli se había transformado en un acto ante el notario Monda en Società Sportiva Calcio Napoli, con un capital de 120 millones, ochenta de los cuales aportados por los nuevos socios. Achille Lauro, aún "dentro", no puso una lira más, pero obtuvo el cuarenta por ciento de las acciones por los créditos acumulados. Entre los nuevos socios que entraron estaba su hijo Gioacchino. Se convirtió en Presidente Roberto Fiore, elegido tras una serie de encuentros, desencuentros e intentos de crear facciones alternativas e, incluso, un "nuevo" Nápoles. Una nueva asociación, de hecho, fue realmente fundada, como sugerencia de Gigino Scuotto, Presidente ‘azzurro’ el año anterior, y se llamó Napoli Football Club: como Presidente tuvo a Giovanni Proto. Proto era ‘Consigliere Comunale Monarchico’, y esto rendía verosímil que estuviera actuando de acuerdo con su amigo y compañero de partido Achille Lauro. El cual, al principio, se mostró muy interesado, hasta el punto de pedir al funcionario Perlasca en la Federación la preparación de los documentos para el traspaso del club. Al final, se lo pensó mejor y no acudió a la reunión definitiva. Giovanni Proto, como si no conociera el carácter del Comandante, se enfadó hasta el punto de romper su tarjeta de la ‘Unione Monarchica’ y de declararse independiente en el ‘Consiglio Comunale’. Y, como última medida, movió los intereses del recién nacido Napoli Football Club a la Cirio que, cambiando el nombre a Internapoli, militó en el Campeonato de Serie D, dándose el gusto de lanzar a la Serie A, en la Lazio, dos pesos pesados como Giorgio Chinaglia "Long John"Pino Wilson.

Con Roberto Fiore, los napolitanos vieron finalmente un gran Nápoles. Fiore, que en los años noventa fue Presidente de la Juve Stabia en C2, logró, gracias también al ingenio de don Achille Lauro, que seguía como Presidente Honorario, dos grandes golpes de mercado: con algunas semanas de diferencia fichó de la Juventus primero a Omar Sivori y luego a Josè Altafini. El nivel de calidad del equipo aumentó enormemente, en el mismo estaban el gran Totonno JulianoFaustinho CanèVincenzo MontefuscoPostiglionePanzanatoBean, etc. Ese Nápoles quedó tercero, tras Inter y Bolonia. Al primero de ellos le amargó la fiesta de su décimo ‘Scudetto’ ganándole en el último partido del año en el San Paolo por 3 a 1, con tres goles de Altafini. Nunca antes el Nápoli estuvo tan cerca del ‘Scudetto’.

Fiore no paró ahí, pensaba en Nils Liedholm para la cantera, y para reforzar aún más el equipo, en el jugador del Torino Gigi Meroni, cuyo fichaje fue obstaculizado, casi prohibido, por Lauro y por los directivos Tardugno e Corcione, quizás celosos de los éxitos de Don Roberto, que también había logrado 69.000 socios. Fiore tuvo sin embargo que dejar las riendas a Gioacchino Lauro.

Campeonato 1967/68, segundo lugar tras el Milan. Entre los directivos emerge un joven ingeniero con pocas acciones y de pocas palabras, Corrado Ferlaino