Reglas de acceso y uso

Reglas de acceso y uso

El reglamento de uso de la instalación estadio San Paolo

(Ex art. 1 septies D.L. 24/02/2003, convertido en L.24/04/2003 y sucesivas modificaciones ed ex art. 4, co. 2 del D.M. 06 de junio de 2005 por la que se establecen los procedimientos de emisión, distribución, venta y transferencia de licencias para el acceso a las instalaciones deportivas con capacidad superior a los 7.500 asientos).

A los efectos del presente Reglamento, se aplicarán las siguientes definiciones:

Por estadio se entiende la totalidad de la estructura del estadio San Paolo de Nápoles y sus accesorios, incluídos los exteriores, ocupado o utilizado por la S.S. Calcio Napoli para los partidos como local.

Por club o S.S. Calcio Napoli se entiende la Società Sportiva Calcio Napoli S.p.A.

Por evento se entiende cualquier manifestación deportiva oficial que se desarrolla en el estadio, organizada y gestionada por la S.S. Calcio Napoli.

La compra de una entrada válida para el acceso y la permanencia en la instalación deportiva en ocasión del evento implica la aceptación incondicional del “Reglamento de uso de la instalación”. El incumplimiento del mismo conllevará la inmediata resolución del contrato de prestación, con el consiguiente alejamiento de la instalación del infractor así como la aplicación de las disposiciones y sanciones previstas por la ley (Art. 4 co. 2 D.M. 06/06/05 – Venta de entradas).

En cualquier caso, la venta de abonos o entradas al recinto deportivo, incluídas las destinadas a la afición visitante, están condicionadas a las indicaciones y los diversos acuerdos entre el Ministerio del Interior, las Autoridades Federales y los Organismos de Autoridad Pública.

El club, independientemente de las decisiones adoptadas por las autoridades competentes, puede impedir el ingreso al estadio a las personas que hayan violado el presente Reglamento.

Sin perjuicio de que la policía judicial pueda realizar registros personales de conformidad con la legislación vigente, con la compra de la entrada al estadio, el espectador acepta las normas de uso de la instalación y, por lo tanto, autoriza implícitamente a los encargados de la seguridad para realizar controles también mediante detectores de metales destinados a prevenir la introducción de materiales ilícitos, prohibidos y/o peligrosos y está obligado a seguir las indicaciones recibidas por los encargados de seguridad, que pueden denegar la entrada o alejar del estadio a quien no acepte someterse a tales controles, de acuerdo con la ley que se expone a continuación.

Por lo tanto, en el acceso a las puertas y durante todo el tiempo de permanencia en el estadio, los titulares de entradas válidas, que deberán mantenerse hasta la salida de la instalación y mostradas cada vez que sea requerido por el personal, podrán ser sometidos a tales controles por parte de los encargados de seguridad.

Se recuerda que los encargados de seguridad de la S.S. Calcio Napoli, en el ejercicio de sus funciones, son jurídicamente equivalente a "cargo de un servicio público". En particular, se extenderá a ellos la protección prevista en los artículos. 336 (violencia o amenaza a un funcionario público) y 337 (resistencia a un funcionario público) del Código Penal (ex art. 6c L.13/12/89 como integrado por el art. 1 Lett. C del DL 17/08 / 05, convertido en Ley 17/10/05).

Que consten, en particular, las siguientes disposiciones:

1. El título de acceso al estadio (billete o abono) es estrictamente personal y no cedible a terceros y será entregado sólo previo registro de los datos anagráficos del comprador. Los menores podrán acceder a las instalaciones sólo si van acompañados por un adulto y ambos acreditados con una entrada válida.

2. Para la solicitud y posterior emisión del abono, es requisito indispensable haber obtenido la ‘Carta del Tifoso’. La "Carta del Tifoso" no otorga a su poseedor ningún derecho para poder presenciar partidos de Campeonato, Liga de Campeones, Europa League o Copa de Italia, ni del primer equipo ni del resto de categorías de la SSC Napoli S.p.A.. El derecho para poder asistir a los partidos de la SSC Napoli S.p.A. será adquirido mediante la compra de un abono independiente emitido por la SSC Napoli S.p.A. para cada temporada por separado o bien comprando una entrada individual para un partido concreto.

3. No está permitido en ningún caso ni para ningún evento el cambio de nombre de la persona que vaya a usar el título de acceso al estadio (entrada o abono). Si lo utiliza otra persona distinta del titular, será confiscado por el personal del estadio que descubra el uso indebido y se aplicarán las disposiciones legislativas y reglamentarias necesarias para garantizar la seguridad de los lugares donde se desarrollen manifestaciones deportivas.

4. Cualquier título de acceso será confiscado por los ‘stewards’, los empleados del club o las fuerzas del orden en caso de que ser utilizado por una persona distinta del titular para intentar acceder al estadio o sea sorprendido en el interior del mismo. A quien sea descubierto en su posesión se le pedirá identificación y podrá ser perseguido en términos legales. El título será confiscado por el club y devuelto a su propietario cuando este demuestre haber efectuado una denuncia ante las autoridades competentes. En caso de pérdida, robo o destrucción del abono o entrada simple para el partido, por motivos de normativas fiscales, y también por razones de orden público, no se permitirán duplicados, ni títulos equiparables a los originales, y no se consentirá la entrada ni será reembolsado el precio y nada podrá reclamarse a la SSC Napoli S.p.a..

5. Para la entrada al estadio es necesario un documento de identidad válido (carnet de identitdad o equiparable), que deberá ser exhibido cuando lo solicite el personal del club para comprobar la correspondencia entre el titular de la entrada y el poseedor de la misma.

6. En el momento de entrada al estadio, los ‘stewards’, los empleados del club o las fuerzas del orden pueden pedir al poseedor del abono mostrar, además del documento de identidad, también la ‘Carta del Tifoso’.

7. Según la normativa vigente, todas las personas dotadas de un título de acesso válido, que acceden al estadio, tienen el deber de ocupar sólo el sitio asignado en la entrada o el abono correspondiente y no podrán ocupar otro lugar en el estadio sin la expresa autorización o las instrucciones de los ‘stewards’, los empleados del club o las fuerzas del orden. Cualquier espectador sorprendido en una zona del estadio distinta a la que le atribuya su título de acceso será identificado, expulsado del estadio y perseguido por la ley.

8. Por razones de orden público, la ’Autoridad de Seguridad Pública’ o el club podrán limitar o impedir la entrada o la permanencia en el estadio también a personas que dispongan de un título de entrada válido.

9. El club se reserva, según su discreción, la facultad de instalar estructuras protectivas, conforme a las admitidas por la FIFA y por la UEFA, para crear elementos de separación entre los distintos sectores del estadio y entre estos últimos y el terreno de juego. El poseedor del billete asume y acepta que el estadio posee infraestructuras/separaciones/vallas/ventanales/torres que pueden limitar la visual del terreno de juego y del espectáculo.

10. El club no se hace responsable por pérdidas, incidentes o daños a personas o cosas en el estadio, salvo que el hecho sea directamente imputable a su culpa.

11. El club no puede garantizar que el partido tenga lugar en la fecha y la hora prevista; se reserva, de hecho, el derecho de reprogramar la fecha y la hora del partido sin preaviso y sin tener que incurrir en algún tipo di responsabilidad.

12. Los tornos del estadio se abren, por lo general, 3 horas antes del comienzo del partido.

13. Los tornos de acceso están organizados para consentir una fluida y rápida entrada del público escalonado en un arco temporal de al menos 90 minutos. En cualquier caso, para evitar largas filas en las entradas, que podrían impedir la visión del partido desde el inicio, se aconseja al público de llegar al estadio lo antes posible.

14. La exposición de pancartas y coreografías consentidas tienen que ser solicitadas al menos siete días antes del partido a la S.S.C.N., la cual, con el consentimiento del responsable del G.O.S., procederá a la eventual autorización que puede ser extendida a toda la temporada. Las pancartas autorizadas y/o el material para las coreografías tendrá que ser introducido al estadio por un lugar determinado, al menos una hora antes de la apertura de los tornos. Excepto recomendación distinta de la Autoridad de la Seguridad Pública, podrán ser introducidos, sin necesidad de autorización previa, banderas con los símbolos de la S.S.C.N. o del equipo visitante que no sean de una dimensión que moleste a otros espectadores o cuyo asta no sea de plástico lígero.

15. Las personas con discapacidad, o las que posean un carnet de FIGC, AIA y CONI, podrán asistir al partido en el número y según las modalidades establecidas y comunicadas por la S.S.C. Napoli.

16. Está prohíbido introducir en el interior del recinto deportivo animales de cualquier tipo o especie.

17. Está permitida la entrada gratuita exclusivamente a los menores de 4 años (por debajo de 1 metro de altura) mientras estén acompañados por un padre, o quien haga las veces, en posesión de un título de acceso válido.

Los siguientes comportamientos están considerados prohibidos y serán perseguidos por las leyes y los reglamentos vigentes.

Estos podrán ser relevados, constatados y contestados también, eventualmente, mediante las imágenes grabadas por el sistema de vigilancia.

La ‘Autoridad de Seguridad Pública’ podrá en cualquier momento imponer ulteriores prohibiciones o prescripciones.

a. Aparcar en proximidad de pasajes, salidas, entradas, a lo largo de los canales de acceso o de cualquier vía de salida.

b. Escalar por las estructura del estadio o sus anexos.

c. Dañar o manipular de cualquier manera estructuras, infraestructuras y servicios del recinto.

d. Introducir o poner en venta bebidas alcohólicas con gradación superior a 5°, excepto autorización expresa para determinadas áreas, emitida por la autoridad competente; indumentaria de color o material igual o similar al de los ‘stewards’ y otros operarios del estadio; poseer venenos, sustancias nocivas, material inflamable, drogas, piedras, armas blancas, armas de fuego, instrumentos sonoros, sistemas para la emisión de rayos luminosos (punteros laser) y otros objetos que puedan molestar o resultar peligrosos para la seguridad de todos los sujetos presentes en el recinto; botellas, latas o recipientes de vidrio o cualquier otro material (las bebidas tienen que ser vertidas en vasos de plástico), paraguas con punta, cascos, cinturones con trozos pesados de metal, bastones, material contaminante y cualquier otro objeto que las autoridades competentes determinen no idoneo a ser introducido en un estadio y por tanto consideren prohibido; muletas o accesorios similares; los ‘stewards’, en presencia de elementos que consideren fundadamente que pueden ser utilizados para fines impropios, pueden denegar el acceso. También está prohibido, según las normativas de seguridad, la introducción en el interior del recinto deportivo de cochecitos para niños. La S.S.C.N no ofrece ningún servicio de consigna para tales objetos.

e. Introducir o exponer carteles, megáfonos, tambores, documentos, dibujos, máscaras, material impreso o cualquier tipo de pancarta no autorizada, aunque no tenga ningún escrito pero que obstaculice la visibilidad a otros aficionados o las señales de emergencia.

f. Cualquier forma de discriminación racial, étnica y religiosa, cánticos o otras manifestaciones de intolerancia xenófoba.

g. Cualquier forma de propaganda política o de publicidad personal. También está prohíbida cualquier forma de publicidad comercial que no tenga una relación contractual con la S.S.C.N.

h. Acceder o permanecer dentro del recinto en estado de ebriedad o bajo los efectos de sustancias estupefacientes.

i. Tener comportamintos que puedan generar daños a otros espectadores;
Entre los comportamientos que pueden tener consecuencias penales, se contemplan los reatos indicados en los artículos 6 co. 1, 6 bis, 6 ter, 6 quater, 7 della L. 401 del 13 diciembre 1989 y sucesivas modificaciones y en particular los relativos a la tergiversación, ostentación de emblemas o símbolos que difundan la discriminación o la violencia por motivos raciales, étnicos, nacionales o religiosos, y los relativos a la violencia durante la disputa de partidos así como el lanzamiento de material peligroso.

Se contemplan las sanciones penales previstas por el D.L. 08/02/07 convertido en L. 04/04/07.

Se señala, finalmente, que el recinto está totalmente controlado por un sistema de vigilancia en circuito cerrado con cámaras situadas tanto en el interior como en el exterior del estadio, así como en los puntos de la ciudad sensibles al paso de los aficionados. Esos datos serán tratados según las disposiciones previstas por el D.Lgs 196 del 30 junio 2003.
Cualquier violación de este reglamento, que no esté previsto como delito o infracción administrativa, conllevará la aplicación de una sanción administrativa de 100 a 500 euros.

Si el infractor ya ha sido sancionado durante la misma temporada deportiva, aunque sea en un recinto distinto, por la misma violación del reglamento de uso, la sanción puede ser aumentada hasta la mitad del máximo y le puede ser prohibida la entrada a toda manifestación deportiva.

LA EVENTUAL CONDENA O SIMPLE DENUNCIA PARA UNO DE LOS DELITOS PENALES O ADMINISTRATIVOS PREVISTOS POR LA NORMATIVA DE LOS ESTADIOS, O CUALQUIER OTRA VIOLACIÓN DE ESTE REGLAMENTO, SUPONDRÁ, COMO SANCIÓN ULTERIOR, LA POSIBILIDAD DE QUE LA AUTORIDAD JUDICIAL EMITA UNA PROHIBICIÓN DE ACCESO A LOS RECINTOS DEPORTIVOS (CD. DASPO) DESDE UN MÍNIMO DE UNO A UN MÁXIMO DE OCHO AÑOS.